viernes, 27 de abril de 2012

El Viaje


                                              

Viajábamos desde las cuatro de la madrugada y eran ya las nueve de la mañana pero teníamos aún muchas horas de viaje. Yo, como todos los chicos estaba muy entusiasmado y feliz proque era la primera vez que viajaba a otro país y todas la cosas que veía me parecían tan bonitas. Pero a veces me sentía muy triste y el viaje me parecía una eternidad. Estaba seguro de que iba a echar mucho de menos a mis amigos, a mis primos y sobre todo a mis abuelos. Me sentía engañado por  mis propios padres. Me habían prometido muchas cosas para que me fuera con ellos; me decían que tendría todos los juegos que quisiera, y ropa muy bonita y amigos nuevos y lo más importante: ¡una vida mejor! ¿y qué era esta vida mejor? Yo tenía ya una vida maravillosa. Tenía a mis amigos que me querían muchísimo y lo pasábamos muy bien. Eran los mejores amigos del mundo, porque hacíamos todo tipo de disparates y no me habían traicionado jamás. También tenía a mi abuelita, que me esperaba siempre en la puerta con la mejor comida que solo ella sabia cocinar. Y mi abuelo, un hombre tan sabio que me contaba unas historias increíbles. Me contaba historias de la guerra y como ellos habían ayudado a los partisanos y cosas así. Eran casi las 2 de la tarde e hicimos una parada en una estación de servicio, un poco fuera de una gran ciudad. Todo era un bello entorno para mí pero al mismo tiempo todo desconocido. En ese instante hubo un momento de pavor. Sin embargo, este viaje tenía un sentido único y cada pensamiento desesperado no tenía ninguna importancia. De nuevo en la ruta y las horas parecían siglos. Yo les preguntaba todo el tiempo: cuánto queda para llegar a  ese dichoso lugar, y ellos me respondían: un poco más, un poco más. Finalmente llegamos. Eran las cuatro de la tarde. Mi corazón latía muy fuerte. En ese momento me sentía muy alegre y curioso también. Quería ver todo: las casas, las calles, las tiendas, los árboles, todo de una vez. Mi paciencia estaba agotada y quería correr como un loco. ¡Todo un mundo para descubrir!.....

Niko Stefa 25/04/2012 

1 comentario:

  1. Enhorabuena Niko, que te escribas muchos más...

    ResponderEliminar