sábado, 16 de junio de 2018

NUESTROS NIÑOS por Xánath Caraza





The Survivors – Käthe Kollwitz


NUESTROS NIÑOS

Por Xánath Caraza
Si es uno, diez mil
o mil quinientos los perdidos,
el dolor es el mismo,
la indignación aún mayor.

No hay canciones de cuna
a quien susurrar por las noches,
las camas están vacías.

Ni a quien cobijar en las tardes frías,
las casas están incompletas.
No hay fuego en el hogar.

Una generación adolorida.
No hay cuerpos que abrazar.

Niño mío, en la oscuridad te vislumbro.
Niña mía, en las garras de la maldad estás.

¿Cómo alcanzar tus pequeñas manos?
¿Cómo calmar tu sed?
¿Cómo sentir tu aroma?
¿Cómo escuchar tu dulce voz?

¿Quién consolará tu hermosa alma?
¿Tendrás qué comer?
¿Quién dirá tu nombre con ternura?
¿Quién rezará por ti con amor?

Y, ¿en las noches de tormenta?

Niño mío, niña mía,

¿cómo sabrás que sigo junto a ti?




Atenas, Grecia, 13 de junio de 2018.



 ==========================================


ΔΙΚΑ ΜΑΣ ΠΑΙΔΙΑ

Αν ένα είναι, δέκα χιλιάδες
η χίλια πεντακόσια τα χαμένα
ο πόνος είναι ο ίδιος
η αγανάκτηση ακόμα μεγαλύτερη.
Δεν έχω σε ποιόν να μουρμουρίσω
νανουρίσματα τις νύχτες,
τα κρεβάτια αδειανά.
Ούτε ποιόν να σκεπάσω τα κρύα απογεύματα,
τα σπίτια είναι γκρεμισμένα, ανολοκλήρωτα.
Δεν υπάρχει φωτιά στην εστία.
Μια γενιά πονεμένη.
Δεν υπάρχουν κορμιά να αγκαλιάσω.
Αγόρι μου, μέσα στην σκοτεινιά σε διακρίνω.
Κορίτσι μου, στα γαμψά νύχια της κακότητας βρίσκεσαι.
Πώς να φτάσω τα μικρά σου χέρια;
Πώς να σβήσω τη δίψα σου;
Πώς να νοιώσω το αρωμά σου;
Πώς να ακούσω την γλυκιά σου φωνή;
Ποιος θα παρηγορήσει την όμορφη ψυχή σου;
Θάχεις τι να φας;
Ποιος θα πει το όνομά σου με τρυφεράδα;
Ποιος θα προσευχηθεί για σένα με αγάπη;
Και τις νύχτες με καταιγίδα;
Αγόρι μου,κορίτσι μου;
Πως θα μάθεις πως είμαι πάντα μαζί σου;


Traducción: Angelikí Patera y Stella Panagopoulou.

Atenas, 13 de junio de 2018.

lunes, 2 de abril de 2018

UN POEMA DE GONZALO ROJAS (Lebu, Chile, 20/12/ 1916 - Santiago, Chile, 25 /4/ 2011).






Gonzalo Rojas Pizarro. (Lebu, Chile, 20 de diciembre de 1916 - Santiago, Chile, 25 de abril de 2011). Poeta y profesor chileno.



Carbón

Veo un río veloz brillar como un cuchillo, partir
mi Lebú en dos mitades de fragancia, lo escucho,
lo huelo, lo acaricio, lo recorro en un beso de niño como entonces,
cuando el viento y la lluvia me mecían, lo siento
como una arteria más entre mis sienes y mi almohada.


Es él. Está lloviendo.

Es él. Mi padre viene mojado. Es un olor

a caballo mojado. Es Juan Antonio
Rojas sobre un caballo atravesando un río.
No hay novedad. La noche torrencial se derrumba
como mina inundada, y un rayo la estremece.


Madre, ya va a llegar: abramos el portón,
dame esa luz, yo quiero recibirlo
antes que mis hermanos. Déjame que le lleve un buen vaso de vino
para que se reponga, y me estreche en un beso,
y me clave las púas de su barba.


Ahí viene el hombre, ahí viene
embarrado, enrabiado contra la desventura, furioso
contra la explotación, muerto de hambre, allí viene
debajo de su poncho de Castilla.


Ah, minero inmortal, ésta es tu casa
de roble, que tú mismo construiste. Adelante:
te he venido a esperar, yo soy el séptimo
de tus hijos. No importa
que hayan pasado tantas estrellas por el cielo de estos años,
que hayamos enterrado a tu mujer en un terrible agosto,
porque tú y ella estáis multiplicados. No
importa que la noche nos haya sido negra
por igual a los dos.
-Pasa, no estés ahí
mirándome, sin verme, debajo de la lluvia.




Κάρβουνο

Βλέπω ένα γρήγορο ποτάμι να λάμπει σαν ένα μαχαίρι, να χωρίζει
το Lebu mu σε δύο μισά ευωδιαστά, το ακούω,
το μυρίζω, το χαϊδεύω, το διατρέχω σ ένα φιλί παιδικό
όπως τότε,
όταν ο άνεμος και η βροχή με λίκνιζαν, το νοιώθω
σαν μία παραπάνω αρτηρία ανάμεσα στους κροτάφους μου και το μαξιλάρι μου.

Είναι αυτός. Βρέχει.
Είναι αυτός. Ο πατέρας μου έρχεται βρεγμένος. Υπάρχει μία οσμή
βρεγμένου αλόγου.  Είναι ο Juan Antonio
Rojas πάνω σ’ ένα άλογο διασχίζοντας ένα ποτάμι.
Δεν υπάρχει κάτι καινούριο. Η χειμαρρώδης νύχτα γκρεμίζεται
Σαν ορυχείο πλημμυρισμένο, και μία αστραπή την τραντάζει.

Μάνα θα φθάσει: ας ανοίξουμε την μεγάλη πόρτα,
δος μου αυτό το φως, θέλω να τον υποδεχθώ εγώ
πριν από τ’ αδέλφια μου. Άσε με να του φέρω ένα γεμάτο ποτήρι
κρασί
για να στηλωθεί και να με σφίξει μ’ένα φιλί,
και να μου καρφώσει τις αγκίδες της γενειάδας του

Νάτος έρχεται, ο άνθρωπος νάτος έρχεται
λασπωμένος, εξαγριωμένος με την κακοτυχία, έξω φρενών
με την εκμετάλλευση, πεθαμένος της πείνας, νάτος έρχεται
κάτω από καστιγιάννικο πόντσο του

Αχ, αθάνατε ανθρακωρύχε, αυτό είναι το σπίτι σου από δρυ, που εσύ ο ίδιος
έφτιαξες. Εμπρός:
Ήλθα να σε περιμένω, είμαι ο έβδομος
από τα παιδιά σου. Δεν έχει σημασία
που έχουν περάσει τόσα αστέρια από τον ουρανό αυτά τα χρόνια
που έχουμε θάψει την γυναίκα σου έναν τρομερό
Αύγουστο
Γιατί εσύ και ’κείνη πολλαπλασιαστήκατε. Δεν
έχει σημασία που η νύχτα μας στάθηκε μαύρη
όμοια και για τους δύο
- Πέρασε, μην στέκεσαι εδώ
κοιτάζοντάς με, χωρίς να με βλέπεις, κάτω από την βροχή. 


***

Traducción manuscrita de Angelikí Patera, alumna del curso de Literatura Española e Hispanoamericana del Instituto Cervantes de Atenas. 





***





miércoles, 31 de enero de 2018

DULCE MARÍA LOYNAZ. UN CANTO: LOS ÚLTIMOS VERSOS DE MIS POEMAS

Dulce María Loynaz (La Habana, 10 de diciembre de 1902 – La Habana, 27 de abril de 1997). Poetisa y novelista cubana. Premio Cervantes, 1992.



Tras leer los poemas de Dulce María Loynaz en la clase de Literatura, descubriéndola al mismo tiempo como lectores y no como estudiosos, pues poco o nada sabíamos de ella, vimos cómo sus poemas adquirían su grandeza a través de sus versos finales, que los transformaban y daban la vuelta a lo que uno había leído. Esa era su magia. Así que decidimos hacer un único poema con los últimos de cada uno de ellos, no de todos, pero de muchos, y ahí estaba Dulce, guiándonos por su poesía y su vida. Los últimos versos como los últimos hálitos de vida, son los que dan la explicación a todo lo vivido anteriormente, sin remedio. Aquí están:

                             ==========================================

UN CANTO: LOS ÚLTIMOS VERSOS DE MIS POEMAS

La tierra se va cansando...
El corazón quiere sombra...
La que nadie se atrevería
a besar por el miedo de borrarla...
Mas líbranos de todo mal.
Amen.
Y cuando el Cristo se borró... yo estaba
viendo allí todavía la sonrisa.
¡qué sombra todavía entre mi sombra!...
Estrella descolgada
para mi cielo tan vacío...
Se hincó el pie con la punta de una estrella.
Hombre que me ciñes:
¡Nada hay en tus brazos!
Has perdido jugando un gran amor...
Un amor indeciso se ha dormido a mi puerta...
Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda... O no me quieras!
De veras, no existió... La Vida es buena.
Eso pude: Eso valgo.
En los ojos abiertos bajo el vidrio
le cabía la Muerte... ¡Toda entera!...
¿Me enseñará un camino?...
Una punta en la montaña.
La otra..., ¡clávala en el viento!
¡Quién me volviera a la raíz remota
sin luz, sin fin, sin termino y sin vía!...
¡En silencio, Dios mío!...
De un punto negro a otro
-negro también...-voy caminando...
¡Quien te amó sólo amaba cenizas!...
¡No lo sabía yo, y era mi sangre!...
¡Yo me muero del sol!
Si aun vuelvo la cabeza..., ¡Dios me vuelva de sal!
¡No saben que tú eres la madre estremecida
de un hijo que te llama desde el Sol!...
¡Y apretada, apretada contra mí!
¡Amor es resucitar!
Era primero el agua.
¡Serán un solo temblor   
dentro del cántaro azul!
Las cosas que se mueren   
no se deben tocar.

 ==========================================

Actividad de la clase de Literatura del Instituto Cervantes de Atenas.

Enero, 2018. 

CLARIBEL ALEGRÍA (12/5/1924-25/1/2018). DOS POEMAS








RITOS INCUMPLIDOS
A mi madre

Dicen que la muerte es solitaria
que nos morimos solos
aunque estemos rodeados de aquellos que nos aman
pero tú me llamaste
y yo no estuve:
no te cerré los ojos
no te besé la frente
no te ayudé a pasar
al otro lado
estuve lejos
lejos de ti que me alumbraste
me nutriste
educaste mis alas.
No cumplí con el rito
estuve lejos
lejos
y ese es el sollozo que me arrebata en olas
en cúpulas
en grutas
y no puede salir
y me persigue en sueños
y me ahoga.
Perdóname/libérame
necesito aullar
batir tambores
un golpe en la cerviz
un estallido
para arrancar de cuajo este sollozo
y no invocarte más
en desolados
versos.

ΙΕΡΟΤΕΛΕΣΤΙΑ ΑΝΕΚΠΛΗΡΩΤΗ

Στην μητέρα μου
Ποιος είναι, λένε, ο θάνατος μοναχικός
και πως πεθαίνουμε ολομόναχοι
ακόμη κι αν, όσοι μας αγαπούν, γύρω μας είναι
εσύ όμως με κάλεσες
κι εγώ κοντά δεν ήμουν:
τα μάτια δεν σου έκλεισα
το μέτωπο δεν σου φίλησα
να περάσης δεν  σε βοήθησα
στην άλλη πλευρά
ήμουν μακριά
μακριά από σένα που με φώτισες
μ΄έθρεψες
παίδευσες τα φτερά μου.
Την ιεροτελεστία δεν εκπλήρωσα
ήμουν μακριά
μακριά
κι είναι αυτός ο λυγμός που κατά κύματα μ΄αρπάζει
σε θόλους
σε σπηλιές
και δεν μπορεί να βγη
και στα όνειρα με κυνηγάει
και με πνίγει.
Συχώρα με/λευτέρωσε με
έχω ανάγκη να ουρλιάζω
τύμπανα να χτυπήσω
ένα χτύπημα στον αυχένα
ένα ξέσπασμα
για να ξεριζώσω ολότελα αυτόν τον λυγμό
και πια να μην σ΄επικαλούμαι
σε ρημαγμένους

στίχους.



                              ==========================================




QUIERO ENTRAR A LA MUERTE

Quiero entrar a la muerte
con los ojos abiertos
abiertos los oídos
sin máscaras
sin miedo
sabiendo y no sabiendo
enfrentarme serena
a otras voces
a otros aires
a otros cauces
olvidar mis recuerdos
desprenderme
nacer de nuevo
intacta.


ΝΑ ΜΠΩ ΘΕΛΩ ΣΤΟΝ ΘΑΝΑΤΟ

Να μπω Θέλω στον θάνατο
μ’ ορθάνοιχτα τα μάτια
τ’ αυτιά μου ανοιχτά
μάσκες χωρίς
φόβο χωρίς
ξέροντας και μην ξέροντας
γαλήνια ν’ αντιμετωπίσω
άλλες φωνές
αέρα άλλον
άλλες κοίτες ποταμών
τις θύμησες μου να ξεχάσω
κι’ ανέγγιχτη

να ξαναγεννηθώ.

  ==========================================


Selección y traducción manuscrita: Angelikí Patera
30 de enero de 2018





Anexo: 
Palabras de despedida para Claribel Alegría del escritor nicaragüense Sergio Ramírez:
http://redescritoresporlatierra.org/2018/01/sergio-ramirez-su-majestad-ha-muerto/#more-4990



lunes, 11 de diciembre de 2017

(pensamientos sobre el exilio)



La patria es una tierra mítica.
No existe en concreto.
Pertenecemos a donde pertenece nuestro corazón,
nuestra memoria y nuestros sentimientos.
“Ubi panis ibi patria”…
Es una conclusión tan lógica,
y “ubi bene ibi patria” otra,
demasiado abierta.
¡Feliz sea quien no tenga raíces!
Pero no existe.
El exilio nos recuerda,
que nos  las han cortado.
¡Enemigos fantásticos o reales deberían ser culpables!
Fuerzas demoníacas que mutilan las vidas.

La pobreza, el peligro, la amenaza,
la ira, la culpabilidad y la persecución…
son fantasmas que aúllan,
heridas sangrantes que no se recuperan.
Los días pasan
y el pensamiento permanece fijo en una sola idea:
“¡Qué de lejos!” 

Nikos Papaefstathiou

10 de diciembre de 2017

domingo, 10 de diciembre de 2017

MONÓLOGO SOBRE EL EXILIO

 
MONÓLOGO SOBRE EL EXILIO

{El protagonista se despierta durante la noche en un sitio desconocido donde se esconde de sus enemigos. Es el periodo de la Segunda Guerra Mundial. El lugar exacto del acto no es preciso}

Me acabo de despertar a media noche…Fue una pesadilla, nada más.
Abro mis ojos, todo (está) negro, cierro los ojos enseguida, todo negro y amargo.
No es la primera vez que me desperté así y, por supuesto, no será la última.
La última será cuando ellos aparezcan para llevárseme.
Pero, no debo pensar de este modo.
¡ Que todo vaya bien!
En unos días estaré libre como el aire. Hay que confesarlo, no me encanta esta soledad…
¿Qué es este sonido?
¡Ah! Es un perro que ladra.
Al menos, no estoy solo en el vacío.
Tengo un compañero escondido que me ama, por eso ladra.
¡Ojalá que no tenga hambre! Si es así, tendría que comer, pienso. Y no hay nada en este sitio, en estas circunstancia,s para comer…Solo un compañero refugiado (soy yo)
¡Carajo! Estaría muy alegre si pudiera verle (al perro). Me siento muy solo aquí. No he hablado con nadie desde el verano…y ahora hace mucho frío aquí…
-------------------------------------------------
¿Qué hora puede ser? La misma respuesta.
¡Una hora muy buena para quitarse la vida! ¿Qué importa? Todo está perdido.
Me acuerdo de mi abuela diciéndome:
¡Tú chico tendrás un gran futuro Lo veo en tus manos. Veo prosperidad y dinero y mucho más, abundancia!
¿Dónde estás ahora mi querida abuela?
Pronto voy a encontrarla. Bajo la tierra.
Ha muerto feliz, pese a haber cometido tanto error (con las perspectivas de mi futuro). Muerte feliz, como yo.
Si pudiera escapar de aquí, prometo que volvería a ser una buena persona, optimista como mi abuela.
Si sobrevivo de ese infierno, lo prometo, regresaré  a ver a mi padre al pueblo. Tenía tanta tristeza cuando fui para enrolarme con los rebeldes-partizanos.
Tenía esta premonición, que no volvería a verme. ¡Ojalá esté  vivo!
----------------------------------------------
¡Tengo miedo, por Dios!
¡Tengo angustia. Por Dios, quisiera ver otra ver mi país y mi casa!
Echo de menos el amanecer en el Mediterráneo.
Echo también de menos las canciones del mar, el viento de las montañas.
¡Tengo que huir de aquí! Solo para comprobar que no está perdido todo.
Si existiera una alfombra mágica para llevarme lejos de este sitio..de la guerra…de todo…
Y para Libertad (mi novia), ese es su nombre. ¡Qué ironía!
Mi abuela murió ahogada por los enemigos sin revelar dónde me escondía.
Yo no voy a morir condenado a esa miseria. Tengo ganas de seguir, no sé cómo pero..lo conseguiré.
¡Libertad, Abre tus armas, vuelvo a verte. En las islas, en los pueblos, en el mar, en tu corazón, en tu mente, en tu alma, mi amor!
Como libertad no tiene fronteras, así es.
{Un tiroteo rompe el silencio y la serenidad de la atmósfera. El héroe cae muerto mientras canturreaba una canción por el sentido de la vida, sea donde sea}
{Fin Oscuro}



Konstantinos (Kosta) Papaefstathiou

 Lunes, 4  de diciembre de 2017